Dinero cuentas

¿Qué hacer con tu plata?

Tienes una empresa que genera dinero, o un trabajo por el que te pagan. Bien. Y ahora, ¿qué se supone que hagas con ese dinero?

 

Mucha gente sencillamente lo va usando a medida que lo necesita. Claro, a veces lo "necesita" para comprarse ese televisor de 60 pulgadas que acaba de ver en el estante y para el que ni siquiera sabe si tendrá espacio... Así que usualmente el problema de estas personas es que faltan 5 días para la quincena y descubren que no tienen con qué pagar su almuerzo.

Otros muchos toman la razonable decisión de que hay que provisionar el salario para los gastos a lo largo de su quincena. Estas personas no terminan pidiendo prestado para poder comer, lo cual es positivo... Pero el día que quieren hacer una inversión, emprender o cambiar de trabajo (sea porque la empresa se liquidó, porque los hayan echado o porque renunciaran ellos mismos), se dan cuenta de que no tienen con qué sobrevivir por más de unos días.

 

En el caso de las empresas esto sucede prácticamente igual. El dueño impulsivo se gasta una repentina ganancia de un buen negocio en una caja registradora de última, computadores caros para sus empleados, una ampliación de la oficina y tal vez, por el ladito, en un carro nuevo... Pero al siguiente mes cuando resulta que hay que entregar lo vendido en el "buen negocio", no tiene fondos para cubrir la nómina de toda la gente que va a necesitar.

Desafortunadamente para la gente espontánea, el dinero es algo que se beneficia mucho de tener orden y previsión. Y aunque mucha gente espontánea tiene la suerte de no encontrarse con los problemas dichos arriba a menudo... Si se los encontraran sería muy tarde para hacer algo al respecto.

Y en el caso de una empresa, de la que depende ya cierto número de personas, este tipo de problema puede ser muy desafortunado, y resultar en que varias personas tengan que perder sus trabajos por un moderado descuido o falta de organización.

 

Entonces, ¿qué hacer con tu dinero?

 

Bueno, hay una serie de prioridades que deberías tener, que son un poco diferentes para una persona y para una empresa, pero coinciden en la idea básica.

 

1 - PRIMERO LA RESERVA:

Tanto si eres una empresa como si eres una persona, deberías tener una cierta cantidad de dinero que actúe como colchón si algún día tienes una emergencia que necesita ser resuelta.

La idea de tener una reserva de dinero le suena razonable a cualquiera. El problema es que todo el mundo tiene la idea de que para ahorrar le tiene que sobrar plata. Pero si la plata está ahí, tentándote con todo lo que podrías comprar con ella, nunca sobrará.

Por eso la reserva debe ser lo PRIMERO que debes provisionar siempre que te llega dinero. Un 5% o un 10% del dinero que recibes deberías ponerlo en una cuenta intocable, y dejarlo ahí. Este dinero no se usa, y deberías hacer el mayor esfuerzo posible para asegurar que nunca tenga que usarse. Si te quedas sin ingresos repentinamente, agredecerás haberlo hecho.

La excepción son inversiones, como la compra de un inmueble. Esta también es una función que la reserva puede cumplir.

 

2 - PAGA TUS DEUDAS:

Tener deudas es como tener una bola de acero encadenada a tu tobillo. Paga todas las que puedas, tan pronto como puedas. Tu estado financiero ideal es no tener ninguna deuda en absoluto.

Como empresa, a menudo las deudas pueden ser bastante grandes, o muchas. No tienes que pagarlas todas, pero al menos provisiona una cantidad de dinero de cada ingreso para que vayas reduciendo tus deudas cada semana o cada mes.

 

2.5 - PROMOCIONA:

Este punto aplica más que nada a una empresa. El marketing suele ser la primer área a la que se le recorta presupuesto cuando el ingreso baja en una empresa, pero debería ser la última. Si vives de cosechar trigo y tienes una mala cosecha, lo primero que dejes de comprar no debería ser la semilla. La promoción incluso puede ser más importante que tus deudas. ¡No la descuides!

 

3 - PROVISIONA:

Ahora sí, aborda tus necesidades básicas, tus recibos de la casa o la oficina, la nómina, tu comida y tu ropa. ¿Por qué están tan abajo? Porque comprar arroz del barato, no comer filete, o no comprar ropa nueva es un daño que no se acumulará y no te producirá más problemas y pérdidas a largo plazo, a diferencia de no pagar tus deudas o dejar de promocionar. Obviamente algunas de estas, como la nómina, no se pueden sencillamente "no pagar un mes". Pero este es su nivel de prioridad.

Provisiona estas necesidades para todo el periodo hasta tu siguiente ingreso. No querrás quedarte sin almuerzo a fin de mes.

 

4 - AHORRA Y PRÉMIATE:

Dirás que las reservas ya estaban más arriba. Pero este "ahorro" es para comprar herramientas que hagan tu trabajo más fácil, igual que gustos y caprichos. Esta debería ser tu última prioridad a menos de que seas domiciliario y se te dañe tu moto, o algo por ese estilo, por supuesto.

Este orden de prioridades es un extracto simplificado de nuestro seminario Finanzas para Ejecutivos. Es una secuencia tremendamente funcional, y seguirla asegurará tu supervivencia incluso en medio de crisis y momentos difíciles de cualquier tipo.

Espero que la apliques.

 

Por supuesto, si realmente quieres tomar al toro por los cuernos y solucionar tus finanzas de una vez por todas, en nuestro seminario conocerás y construirás un plan financiero completo para tu empresa, y aprenderás muchos más principios fundamentales que te permitirán tomar mejores decisiones, generar más dinero, y obtener mucha más libertad y tranquilidad a nivel financiero.

 

REVISA NUESTRAS PRÓXIMAS FECHAS AQUÍ.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.